Las pymes descuidan su presencia digital

En la era de la web 2 y 3.0 las herramientas del marketing digital se han convertido en el nuevo campo de batalla de las empresas que compiten en el ciber espacio. Pero aún no todas lo conciben de esta manera.

Muchas de las pequeñas y medianas empresas no creen en las redes sociales como uno de los principales instrumentos para establecer una relación directa con sus clientes y consumidores.

Es por ello que las pymes muchas veces no optan por desarrollar estrategias de social media y que, aquellas que utilizan las redes sociales para su difusión no lo hacen de la forma correcta.

Así, las empresas dejan en manos de trabajadores poco capacitados la actualización de estos canales y se olvidan de algunos puntos fundamentales para su negocio como:

–   Exposición: permite a la empresa posicionarse en la mente del consumidor.

–   Ventas potenciales: Posicionar sus productos y lograr una gran cantidad de ventas.

–  Bajo costo: Las redes permiten llegar a un público masivo a un costo muy bajo y evitar la inversión en medios tradicionales.

Es necesario que las pymes conozcan los beneficios y la rentabilidad que genera incorporar estas herramientas en la estrategia de comunicación de cada empresa e introducirse en la batalla del marketing digital.

Si queremos que los comunicadores logren generar transmedia debemos evitar trabajar con imágenes de marca estereotipadas

El Marketing Day visto con sombrero de comunicador La semana pasada compartí con profesionales del marketing de diversas empresas el evento Marketing Day en Paseo la Plaza y me gustaría hoy poder dedicar mi columna a hacer un análisis de lo escuchado, pero desde la visión de mí profesión, la comunicación.

Mucho se habló sobre los estereotipos y las imágenes de marca que eligen las empresas y que, en varias oportunidades, el público no se siente identificado con ellas. Quiero detenerme en este punto, con el sombrero del comunicador, creo que hace tiempo, si no puedo aventurarme a decir que nunca escuché algo tan real contado por un especialista en marketing.

Los encargados de marketing vienen a reunirse con nosotros, los comunicadores, con “combos” armados en los que tienen definido un mensaje, una cara para la campaña y hasta los medios en los que van a querer comunicar y buscan que el área de comunicación logre instalar el mensaje y además generar interacción con el público a través de los diversos canales y hasta lograr generar “transmedia”

Situación:

Mensaje: Ama de casa perfecta, limpia, arreglada y bella con hijos que juegan sin destruir la casa, hogar limpio y con imagen de revista living.

Objetivo: Que las amas de casa reales se sientan identificadas, compartan sus historias con esas mujeres, pongan me gusta, armen un club de fans o suban sus historias similares a youtube interactuando con la marca de productos de limpieza que publicita esa mujer perfecta

Cuando desde el área de marketing nos traen este “combo” armado y el mismo no refleja al público objetivo, nos están pidiendo que hagamos magia para lograr que la gente interactúe.

Pero, por qué no podemos trabajar en conjunto desde el momento cero, desde el nacimiento de la campaña. Debemos llevar el marketing líquido más allá, y que sea líquido también en el sentido de generar unión entre todas las partes de la compañía, para lograr desde el primer momento que desde el área de compras, ventas, directorio, marketing, comunicación, piensen un mensaje y una imagen de marca que realmente pueda ser cercana al público y este concebida para generar interacción y que navegue por los diversos canales generando transmedia y así poder llegar a obtener los resultados esperados.

Porque los comunicadores podemos hacer magia pero no podemos lograr que una persona real se identifique con estereotipos de perfección.

La autora es Licenciada en Periodismo, directora de la agencia de Relaciones Públicas y Contenidos Digitales, Indicios PR, master en Periodismo Digital por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y docente en las universidades nacionales de Avellaneda y Lomas de Zamora.